Hatred

Hatred

My name is not important. What is important is what I’m going to do”. Esta frase pasaría a la historia de los videojuegos si viniera de un juego de Rockstar, pero como lo ha hecho Destructive Creations (quienes son estos? Alguien me puede iluminar?) pues nadie la recordará.

¿Pero de qué va el juego? Pues en este juego controlamos a Siset un vecino normal y corriente. En cuanto ve que todo el mundo suda de llevar mascarilla y respetar la distancia de seguridad; actuaría como lo haría una buen ciudadano: coger un AK-47 y meter disparos a bocajarro.

Fes com el prota i respecta la distància de seguretat

Haz como el prota y respeta siempre la distancia de seguridad cuando salgas a la calle.

Lo siento, es broma. Nuestro prota no es así. Ya puedes maldecirlo porque hace lo que hace sin justificación (¿por qué no nos parecería tan mal si supiéramos los motivos y tuviera sentido lo que hace?). No sabemos ni esperamos nada de este personaje. Y si le sumamos que puedes rematar a los ciudadanos que sobreviven a tus balas de una manera un poco fuerte (sin llegar a los niveles de Manhunt, no sufráis), la polémica está servida. Esto fue en 2015; hoy por hoy, el juego parece tan olvidado como el procés. Aunque esto podría cambiar en un futuro próximo….

Bueno, ya sabemos cómo es el protagonista, pero ¿el juego es divertido? Vaya, eres un pervertido. Me gustas. Pues… sí; es divertido: acción inmediata sin cutscenes de 20 minutos ni QTEs ni nada típico de los juegos de ahora. Una pequeña escena antes de cada misión y ya puedes empezar a matar tranquilamente. El juego tiene escenarios bastante grandes sin tiempo de carga ni nada. Y también son muy destructibles, lo que embellece el juego por muy gris que sea:

Hatred destrucció

Hatred peca un poco de repetitivo pero como no dura mucho (Steam me chiva que he jugado 5 horas. Así que diremos que dura esto en normal.) no es muy acentuado. También es cierto que su PVP es de 4,99€ y por tanto, no puedo ser duro con los defectos (y menos cuando lo conseguí por menos de un euro en las rebajas de verano), pero los mencionaré because why not?

Hablando de defectos, a parte de la repetición (las misiones se desarrollan igual, mata a x personas y avanza a la siguiente área) el control es algo problemático. No sé si con teclado y mouse mejorará mucho pero uff, cuesta un poco acostumbrarse a apuntar con el stick derecho. También tiene por defecto la tecla sprint en el lugar más incómodo que he visto nunca: el botón L3. Podría tomar la posición del stick izquierdo y corriendo más rápido cuanto más lejos esté del centro. O también podría haber cambiado los controles, lo que te deja hacer como la inmensa mayoría de juegos.

Hatred

Controlar un coche de policía (los únicos que puedes coger. En esto se realista el juego) es un infierno la primera vez y el resto de veces hasta que te acostumbres.

¿Ke la rejugabilidad? Pues la tiene. Aparte de hacer la historia en diferentes niveles de dificultad, tiene un modo supervivencia. Estás en un mismo escenario y los enemigos van viniendo en waves. Cuanto más hagas este modo, más subidas de rango. ¿Y para qué sirve esto? Pues con más rango, más mejoras que puedes seleccionar antes de iniciar la partida (mejor armas, más slots, perks o habilidades extra). En este modo puedes cambiar la música que sonará por música heavy de creación propia. Un detalle curioso.

Para acabar con la reseña, este juego no es recomendable por la historia. Como retrogamers que sois, os puede divertir su gameplay directo/arcade. También si os apetece desahogaros después de un día duro masacrando a todo lo que salga por pantalla. Ah, y para los amantes del software libre, este juego funciona en Linux directamente sin recurrir a apps de terceros.

1
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.